Valle del Sacco: una tierra envenenada

traducir con el traductor de google

click here for a better english translation

El Valle del Sacco es un vasto territorio entre las provincias de Roma y Frosinone en la Italia centro-sur. La explotación intensiva que por décadas afectados de este valle debido a las empresas no-escrúpulos y oficinas de la administración pública torcidos, produce un desastre ambiental y social sin precedentes.

La historia comenzó en 1912 con la BPD, una industria de defensa diseñada por Leopoldo Parodi-Delfino, que hizo subir de la nada una ciudad en torno a ese aglomerado industrial, justo sobre el río Sacco.
En un principio, el TLP produjo explosivos en su mayoría industriales y militares. Entre DBP de 50 y 60 de desarrollado una amplia gama de combustible para cohetes. En 1968, el TLP ha sido adquirido por SNIA y en 1994 por Fiat Avio. Desde septiembre de 1955, durante una moción de orden en el Parlamento italiano, una declaración se ha presentado alegando que el TLP se derramaba en los ácidos río Sacco y otros productos nocivos que eran “no sólo casi destruir el enorme patrimonio íctica en el río a partir de Colleferro (Roma), pero también al que representaran y enormes daños al patrimonio de los animales, especialmente en Sgurgola, Ferentino, Supino, Patrica, Ceccano, Castro, municipios Pofi, que durante el verano necesitan el agua del río Sacco.

Esas advertencias eran desconocidas. Durante los años, un giro grave de los negocios y la política, así como el tráfico de influencias con el objetivo de distribuir empleos, permitió que el representante institucional a cargo de la protección del territorio del Valle del Sacco, omite los controles en las fábricas contaminantes locales y ayudó a la penetración en el territorio de la organización mafiosa dedicada a los delitos contra el medio ambiente (llamado ecomafia”).

En los años 90, toneladas de barriles tóxicos han sido descubiertos enterrados en Colleferro, en la zona industrial. De ahí que un juicio se organizó, y en 1993 un veredicto Velletri Tribunal declaró culpable SNIA para la eliminación ilegal de residuos peligrosos y se vio obligado a la recuperación de los terrenos de la zona a través de la intervención de varias oficinas regionales competentes.

De los barriles enterrados, había fugas de una sustancia peligrosa llamados beta-hexaclorociclohexano (B-HCH), procedentes del lindano, plaguicida producido muchos años antes por la industria química SNIA-BPD, que llegó al río.

Ese fue el primer acto documentado que muestra la actividad de enterramiento de residuos tóxicos en la zona industrial Colleferro.
Sin embargo, el proceso de recuperación se inició en 2005, mientras que miles de cabezas de ganado fueron suprimidos por el valle que se encuentra para ser contaminados por beta-hexaclorociclohexano.

En 2009, la recuperación de las áreas no fueron aún así terminó. Durante el 2009, se descubrieron más daños ambientales, y las consecuencias, por lo tanto graves sobre la salud pública debido a los residuos de plantas de incineración, fuertemente apoyada por los políticos desde 1999 a pesar de las adversas locales oficiales de salud pública los puntos de vista, se informó.

Eso se dijo ser una planta de incineración “modelo”, gestionado por una sociedad pública hecha de muchos municipios del valle y obligados a tragar” y quemar bastante todo.
En marzo de 2009, un pelotón de carabineros, una unidad ambiental corp policía especializada, desde Roma ejecutado 13 órdenes de arresto y 25 avisos de investigación, firmada por un juez de Velletri Corte, para las personas que viven en las provincias de Roma, Latina, Frosinone, Nápoles , Avellino, Bari, Foggia, Grosseto, Livorno.
Los crímenes que el fiscal ha dirigido a ellos eran criminales-asociación-como: tráfico ilícito de desechos, falsificación, fraude contra el Estado, la reducción, la violación de las emisiones al aire y acceso abusivo a los sistemas informáticos.

Las plantas en Colleferro deberían haber estado tratando sólo residuos autorizados, pero que estaban prácticamente ardiendo también desechos tóxicos provenientes de la región de Campania.

El fiscal también informó que Carabinieri encuentra en varios camiones pequeños radiadores, tubos de cobre, alambres metálicos, baterías e incluso materiales cerámicos. No se encontraron Incluso neumáticos, colchones y cementos a base de amianto. Toda la historia comenzó a partir de una denuncia procedente de un ex trabajador que desencadenó la investigación. Si alguien en las plantas se habría opuesto a esas prácticas, la empresa proporcionó castigo y medidas disciplinarias para desalentar a colaborar con las autoridades policiales.
El fiscal de la Corte Velletri, también ordenó la requisición de las plantas de incineración en Colleferro aunque todavía estaban autorizados a continuar con las actividades regulares bajo el control de la unidad ecológica-Carabinieri de Roma.

La explotación del valle Sacco ha sido también confirmada por los datos (fuente: local de agentes sanitarios, ASL Roma E) publicadas en septiembre de 2008, procedente de un estudio epidemiológico realizado sobre una muestra de habitantes locales: B-HCH, bifenilos policlorados (PCB) , dioxinas, metales pesados ​​como el cadmio, el mercurio y el plomo se han encontrado en la sangre de las personas que viven y trabajan en esa área.
Casi el 53% de las personas en los alrededores del río Sacco, si se analiza su sangre, se encontró que estar contaminados de manera irreversible.
Nadie podía olvidar las imágenes del cadáver de 25 vacas, disponible en todos los canales de noticias nacionales, envenenado con cianuro en el río alimentador de Mola di Santa Maria, cerca de Anagni. Este caso se centró la atención pública sobre el fenómeno de los residuos se derrame en el río de Colleferro sobre, que se producen a diario, que se realiza con una sensación de impunidad por las industrias locales y apenas supervisados ​​por las autoridades. Estas empresas, especialmente en el área de Anagni, no tienen incluso las plantas de purificación, que todavía están a construir desde hace años.

También es imposible olvidar miles de cabezas de ganado quemadas debido a la contaminación de la leche provocada por la B-HCH. Este desastre ambiental causado un paro generalizado para muchas granjas entre las provincias de Roma y Frosinone, hundiéndose también años de sacrificios.

En mayo de 2006, el gobierno italiano reconoció una especie de estado de emergencia para el Valle del Sacco después de que los análisis de los resultados de las muestras de la leche cruda procedente de una granja, que muestra los niveles de B-HCG muchas veces por encima de los límites establecidos por las leyes. Después de un año, el valle ha sido nombrado como sitio estratégico nacional para la recuperaciónen la ley de equilibrio italiana 2006. Otros estudios mostraron también que la contaminación está muy extendido en un área más grande, debido a la utilización de las aguas del río, contaminado por desechos tóxicos, para el riego. Además de los animales, incluso los seres humanos podrían haber estado expuestos a estos agentes contaminantes y que ha sido confirmado por las encuestas epidemiológicas realizadas nuestra por la agencia de Roma E ASL.

Frosinone está en las últimas posiciones en el ranking compilados por Legambiente, por la calidad del ecosistema general (2009). Su provincia, según los datos del Ministerio de Medio Ambiente, es uno de los 50 sitios más contaminados en Italia, al igual que los casos más famosos de Porto Marghera y Casale Monferrato. El nivel de material particulado (PM) evaluaron claramente en los umbrales legales, mostrando 117 días en los que el umbral ha sido superado en el año 2009.

El río Sacco es, al mismo tiempo, un colector de alcantarillado y una especie de laboratorio químicoa causa de la nube de productos químicos venenosos que alberga. Las aguas subterráneas, están contaminados por metales pesados. El suelo está saturado por los pesticidas y la difusión de los tumores muestra picos anómalos.

Todo eso no fue suficiente para evitar la construcción de un aeropuerto con 5 millones de pasajeros al año estimado.
¿Por qué, si bien la situación, desde el punto de vista del medio ambiente y la salud, es crítico sería necesario un aeropuerto?

¿Quién lo quiere? ¿Cómo se puede combinar la recuperación ambiental y la conversión de los valles con un aeropuerto?
¿Por qué el proyecto del aeropuerto ya ha absorbido más de 6 millones de euros de la región de Lazio equilibrio mientras que hay tal cantidad de dinero para la recuperación ecológica de la provincia Sacco valle y Frosinone?

En Anagni, pocos kilómetros de Colleferro, otra planta de incineración se ha construido (para los neumáticos desechados) activa desde el año 2001. En un radio de 500 metros de esa zona (llamada Quattro Strade), toda una campaña de medir hecho en abril de 2009, ha demostrado la presencia de un ilegal contaminados por dioxinas y PCB con valores muy altos se encuentran en muestras de origen animal (huevos de gallina y leche) y vegetales (forrajeras).

Análisis continuó y, mientras tanto, la empresa de incineración solicitó la autorización para quemar también el llamado auto-pelusa” (eso es básicamente lo que queda después de la demolición de un coche). En caso de que se concedería la autorización, que sería la primera y única planta de procesamiento nacional de este tipo de residuos, para lo cual la solución volcado ya no está disponible. Eso sería un enorme negocio con graves consecuencias en los territorios circundantes debido a las emisiones de dioxinas y PCBs procedentes de la pelusa coche será aún peor que los que vienen de la quema de neumáticos.

Otra situación actual en esa zona es el tema Comprometerse en Ferentino, una planta de 130.000 metros cuadrados que produce, hasta 1984, a base de amianto reforzado trabajos hechos a mano hormigón.

En el área establece la mayor cantidad de asbesto jamás confiscadas en Italia (hecho en 2001) por la policía.
La historia comienza a finales de los años 60 siguiendo el ejemplo tendencia de inversión por la Cassa del Mezzogiorno (un enorme banco de propiedad pública-italiano). Entre 70 y 80 en la fábrica más que se emplearon 200 trabajadores y cientos de ellos eran más de 8 horas en estas habitaciones saturadas por partículas de asbesto sin protección alguna.
“El amianto fue tomada estilo heno, utilizando rastrillos con ninguna protección en absoluto”, dice un ex trabajador. En 1964, las primeras publicaciones científicas que muestran la nocividad de fibras de amianto y el riesgo mortal para los seres humanos fueron publicados, pero a pesar de que cometen continuaron la producción de trabajos hechos a mano a base de amianto hasta 1984, cuando el cerrado sus actividades. Sólo en 1992 la ley 257 ha sido aprobado, y el asbesto fue prohibido en toda Italia. La recuperación ambiental de las fábricas y los suelos circundantes, que nunca se llevó a cabo incluso si más de 25 años han pasado desde la parada y 10 de la incautación de la zona.

Por otra parte, el amianto sigue presente en muchas casas de civiles y edificios rurales, que representan un riesgo mayor para la salud pública. A pesar de que la masiva presencia de amianto, las instituciones no están todavía proporcionando soluciones reales a la recuperación del medio ambiente y asegurar la población.

Teniendo en cuenta la enorme cantidad de productos de asbesto manufacturados realizados a lo largo de los años, probablemente enormes cantidades de amianto se han dispuesto de manera ilegal en todos los territorios de asociaciones criminales.

(Adapted and translated from an article published on the magazine “Narcomafie” – January 2010 / All pictures are by valledelsacco.eu)

 

 

Lascia un Commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *


tre × 7 =

È possibile utilizzare questi tag ed attributi XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>